Select Page

La Vinotinto se encargó de apagar su propia luz

La Vinotinto se encargó de apagar su propia luz

No hay excusas, no hay salidas fáciles ni escondites. El partido ante Chile marcó el punto definitivo del quiebre de la selección nacional. La Vinotinto fue como el enfermo que dependía de máquinas para vivir, pero en este caso fue él mismo quien se levantó y desconectó los aparatos que los mantenía con vida y se dejó ir.

Chile fue excesivamente superior y lo demostró desde todos los puntos de vista posibles. Intentar achacar culpas a agentes externos solo empeora más el problema. El partido ante Perú fue un simple evento afortunado que la realidad se encargó de esfumar de un plumazo. Los errores, la dejadez, la inocencia y solo un suceso fortuito, consecuencia del fútbol, son parte responsable de lo sucedido contra los australes.

Una defensa autodestructiva

Ningún jugador juega para perder, es lo que menos se quiere, sin embargo los errores cometidos por los defensores de la Vinotinto ya rayan a ese nivel. La incapacidad de mantener un resultado a favor es algo grupal, aunque a la defensa parece que le afecta más.

Deslices puntuales, como fallar un despeje y darle oportunidad de gol al rival, además de descuidar la marca en balones parados (Vizcarrondo), abandonar tu banda y aparecer tarde en cada jugada (Villanueva), desubicación y malas decisiones (Rosales). Intervenciones apresuradas y tenencia del balón cuando no es tu labor (Velázquez), retrataron a una defensa que había hecho un trabajo aceptable el partido anterior, pero que ante Chile falló en todos los aspectos que se entrenan desde la infancia.

Ir perdiendo empeoró las cosas, porque al estar obligados en buscar el resultado, la defensa quedó más desguarnecida y un hecho fortuito, el único no achacable al equipo criollo, desencadenó la mayoría de los hechos ocurridos después.

Figuera con tu lesión empezó todo

El verdadero golazo de Rómulo Otero puso a saltar a todo un país. El control del juego y la presión alta del partido ante Perú se estaban repitiendo, pero poco después del golpe de Vidal a Arquímedes Figuera todos los planes se trastocaron.

Si a alguien le quedaba dudas de quien fue el mejor ante Perú, contra los chilenos quedaron todas despejadas. Figuera actuó como base para la defensa, se convirtió en un apoyo para Rincón y el corte y la presión que ejercía obligaba a Chile a jugar en largo, ayudando así a la labor defensiva de Venezuela. Su salida dejó huérfano de todo eso al equipo, y al final lo terminó pagando.

El renacer del “Rey de los regalos”

Las palabras vuelven a relucir por lo sucedido frente a los australes. Esa frase de Noel Sanvicente luego de perder los primeros cuatro partidos regresó con fuerza y de forma evidente. A los errores infantiles hay que añadir los “presentes” de los jugadores a los rivales.

Esta vez fue Seijas, que en una acción sencilla dio un pase a Beausejour, que aunque no se lo esperaba, actuó rápido y mandó un centro a Pinilla que este convirtió en gol. Un obsequió que dejó impávido a todo un equipo que no tenía previsto algo así.

Sin juego no hay vida

Los primeros 20 minutos (antes de la lesión de Figuera) parecen ya muy lejanos. Luego de eso la Vinotinto retrocedió a esos primeros partidos de eliminatorias, en el que todas las ideas fallaron y un estilo de juego brillaba por su ausencia.

El empate empeoró las cosas, porque hubo dudas entre defender o presionar arriba para buscar goles. Chile no lo pensó, y mientras unos se comían las uñas caminando de lado a lado, ellos hicieron lo más sensato: atacar y marcar.

Los visitantes ganaron la posesión (70%) y con el balón comenzaron a jugar con criterio. Cambios de banda, pases entre líneas, habilitaciones por las bandas y la gran labor de Vidal, ahogaron a una selección en la que la lucha en soledad de Otero, más unos disparos lejanos, se veían como la única opción. La falta de ideas contribuyó al declive.

La culpa no es de uno solo

La derrota es dolorosa y abultado resultado (1-4) aún más. Volcarse a buscar culpables es una tarea tan innecesaria como inútil, porque las causas van más a allá de cosas puntuales.

Si bien los números son aplastantes para Noel “Chita” Sanvicente, en seis partidos solo un empate y cinco derrotas, con un punto de 18 posibles, siete goles a favor y 17 en contra, son cifras que no se pueden tapar. Esto ligado al poco juego de la selección, solo dos juegos aceptables (ante Colombia y Perú) de 20, es muy poca defensa. El poco juego demostrado, los cambios que no funcionan y la incapacidad de todas las fórmulas aplicadas para resolver los problemas lo ponen como uno de los señalados, más no el único.

Los problemas extradeportivos también afectan. Cuando se comenzó hablar de otras cosas en lugar de fútbol, las cosas tienden a ir mal, se quiera o no afecta dentro del equipo. Uno de los ejemplos fue el palpado este martes al jugar con la franela de visitante cuando eres local. Sanvicente dijo que fue por cuestiones federativas y estos rápidamente respondieron que fue el propio entrenador que pidió jugar así “por cábala”; las distintas respuestas evidencian más el problema.

Finalmente, el árbitro tuvo su cuota puntual, el menos contra Chile, pero excusarse en dos tarjetas rojas que debieron ser mostradas (Vidal y Jara) es muy poco ante una selección que superó a la Vinotinto en todas las facetas de juego.

Bien lo dijo Richard Páez, el problema va más allá de perder un partido o no, es algo que viene“desde la raíz del fútbol venezolano” y eso abarca desde la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) hasta los jugadores. La solución la dio el propio ex seleccionador merideño y es que en lugar de enfocarse en Rusia 2018, Qatar 2022 o el Mundial siguiente, es arreglar esa raíz que tanto cuidado necesita.

Otro tren de ruta mundialista pasó y la cuestión es que de este no se bajaron porque no llegaron ni a montarse. La Copa América Centenario aparece en el horizonte y solo queda esperar que de las cenizas Vinotinto renazca algo fuerte y con ganas de trabajar para que el fútbol mejore y en algún momento el sueño de un país se vea hecho realidad.

Fuente: Meridiano

About The Author

Únete a la discusión...(AireNoticias no se hace responsable por los comentarios emitidos)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

AireNoticias Tv

Loading...

JC Tech

Share This

Comparte esto!

Comparte esta noticia con tus amigos.