Categorías
Curiosidades

La Luna agobia a los trabajadores

El desajuste horario desincroniza al ser humano fisiológicamente y baja sus defensas inmunitarias por insuficiencia de luz y produce desequilibrios sociales y psicológicos.

El desajuste horario desincroniza fisiológicamente y baja las defensas inmunitarias por insuficiencia de luz, produce desequilibrios sociales y psicológicos.

Pierden cinco años de vida por cada quince de jornada laboral, se divorcian tres veces más que el resto de sus compañeros y tienen un 40% más de posibilidades de padecer trastornos neuropsicológicos, digestivos y cardiovasculares. Tales cifras abrumadoras afectan a los trabajadores de turnos de noche, según recientes estudios publicados por la Unidad del Sueño del Instituto Dexeus de Barcelona (España), los cuales ahondan en los riesgos que conlleva contradecir al sol cuando de trabajar se trata.

El desajuste horario no sólo desincroniza al ser humano fisiológicamente al sufrir una reducción de sus defensas inmunitarias por insuficiencia de luz, sino que también le produce desequilibrios sociales y psicológicos al verse abocado a vivir al revés que los demás. La causa principal de los trastornos es que el descanso diurno es «poco reparador», ya que durante el día los parámetros biológicos tienen unas constantes naturales diferentes a las de la noche, en que el organismo se prepara para descansar. 

Según Eduard Estivill, autor del estudio en cuestión, los ritmos biológicos naturales y saludables coinciden con el día y la noche, y a ellos el cerebro responde enviando al organismo órdenes de actividad. «Al cuerpo no se le puede engañar», sentencia. En el trabajador nocturno se produce un desajuste de su ritmo circadiano natural, lo que se traduce en una predisposición a la fatiga. 

ADECUAR LA RUTINA

Es necesaria una siesta de al menos media hora para los trabajadores de turno de noche, mientras que para el resto de los mortales debe limitarse a unos veinte minutos. También, es preferible que estos empleados mantengan sus hábitos en días festivos, ya que el cuerpo no puede ajustarse en dos días a un nuevo horario, y se recomienda que procuren dormir en un ambiente totalmente aislado de ruidos y de la luz. Asimismo, los especialistas añaden que es fundamental mantener un horario de comidas normal que no altere el desayuno, la comida y la cena, con la separación de las horas habituales entre cada ingesta. 

A TOMAR EN CUENTA

• Debe descansar y dormir, no basta con descansar sin dormir. El cerebro necesita que el individuo duerma. Sin embargo, el descanso sin sueño sirve para que el cuerpo se recupere. Hay que programar siete horas para descansar en la cama, aunque no se duerma todo ese tiempo. 

• Evitar trabajar varios días consecutivos y luego tomarse unas «mini vacaciones» de cuatro a siete días. Trabajar muchos días consecutivos y después descansar puede resultar muy agotador física y psicológicamente. 

• Distribuir el volumen de trabajo: las horas de la tarde o las primeras de la noche son horas de rendimiento máximo. Si es posible, hay que evitar hacer el trabajo más pesado o peligroso en plena noche o muy temprano por la mañana. 

• Realizar ejercicio de manera regular para evitar el cansancio: 20 minutos de ejercicio aeróbico antes de trabajar son suficientes para mantenerse despierto y gozar de un corazón sano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *