Categorías
Actualidad Internacionales

Inhalaciones de vapor y coñac para “desinfectar la garganta”: cómo la desinformación se propaga en África junto al covid-19 (incluso a nivel oficial)

Más de 36.000 contagios y 1.500 fallecimientos por coronavirus se han registrado en el continente hasta la fecha.

El continente africano registra hasta la fecha más de 36.000 contagios y 1.500 muertes por covid-19, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de África. Junto con la propagación del coronavirus también lo hace la informaciones dudosas y falsas, difundidas en ocasiones incluso por dirigentes locales.

Así, Selemani Jafo, ministro de Estado en la Oficina del Presidente de Tanzania, sugirió este miércoles que la población debería realizar una semana de inhalaciones de vapor en un esfuerzo por frenar las contagios, junto a un consumo intensivo de frutas y verduras para aumentar la inmunidad, recogen medios locales. “Ya es hora de que adoptemos formas alternativas, incluida la inhalación de vapor, esta parece ser una de las formas efectivas de frenar la propagación de las infecciones”, indicó.

No debemos esperar la aprobación de los blancos para usar los remedios naturales. Unamos esfuerzos y usemos nuestras propias formas de sobrevivir”, declaró el político, insistiendo en que las medicinas orgánicas “son vitales” y no deben ser ignoradas.

La semana pasada, el propio presidente de Tanzania, John Magufuli, señaló en un discurso televisado que los habitantes del país deberían considerar la medicina tradicional contra el coronavirus, como la inhalación de vapor. “Los remedios naturales también son importantes para combatir el covid-19. También deberíamos priorizar esto, y los científicos han demostrado que el virus se puede combatir con vapores que estén por encima de los 100 grados centígrados”, sostuvo.

El mandatario defendió que “se debe educar a las personas sobre varios remedios caseros para combatir esta enfermedad“, argumentando que las recetas como el agua caliente mezclada con jengibre, limón y otros ingredientes ayudan a tratar los síntomas de la enfermedad.

Sin embargo, ni los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC) ni la Organización Mundial de la Salud (OMS) avalan que las terapias de vapor con algún producto curen el coronavirus. Un representante de los CDC declaró a Reuters que no está al tanto de ningún estudio científico que demuestre que este método ayude contra la infección.

Coñac en paquetes de ayuda

En Kenia, el gobernador de Nairobi, Mike Sonko, se encontró recientemente en el ojo de la polémica tras anunciar que sus paquetes de ayuda a los ciudadanos con motivo del coronavirus incluían pequeñas botellas de coñac Hennessy, explicando que este servía como un “desinfectante de garganta”. El político argumentó que, según una investigación de la Organización Mundial de la Salud y otras “varias organizaciones”, se cree que “el alcohol juega un papel importante en matar al coronavirus”.

En realidad, aunque la OMS recomienda el uso de desinfectantes para manos a base de alcohol para matar virus, ha declarado explícitamente que las bebidas alcohólicas no protegen contra el covid-19 y, al contrario, pueden hacer a la persona más vulnerable ante la enfermedad, por lo que aconseja minimizar su consumo. De hecho, los propios fabricantes de Hennessy enfatizaron en un comunicado que el consumo de su coñac “o cualquier otra bebida alcohólica no protege contra el virus”.

“Tan peligroso como el virus en sí”

En Nigeria, a pesar de las advertencias de las autoridades sanitarias contra el uso de la antimalárica cloroquina, muchos se apresuraron a las farmacias para comprar el fármaco después de que el presidente de EE.UU., Donald Trump, afirmara a finales de marzo que combinarlo con otros medicamentos parecía ser una buena forma para luchar contra el coronavirus. Esto no solo llevó a un aumento de precios, sino incluso a que se produjeran intoxicaciones por sobredosis.

A las dudosas declaraciones oficiales se suman una oleada de informaciones falsas sobre el coronavirus que han estado circulando en la Red desde el inicio del brote, como las que afirmaban que el SARS-CoV-2 no afecta a los africanos y no puede prosperar en el clima cálido del continente. En este sentido, la OMS recordó que el virus “puede transmitirse en cualquier clima, incluidas las zonas con clima cálido y húmedo”. Tampoco hay pruebas de que la melanina proteja a los africanos del covid-19, ni de que la composición de su sangre evite que lo contraigan.

“La información errónea sobre covid-19 es tan peligrosa como el virus en sí”, advirtió en marzo el influyente periódico keniano The Daily Nation, aseverando que, mientras que “la vida humana real está en juego”, el Internet del país está “inundado de histeria y falsedad“.

En este contexto, algunos gobiernos de África se están asociando con gigantes tecnológicos para combatir la información falsa sobre el coronavirus en los servicios de mensajería y redes sociales. Sudáfrica, por ejemplo, lanzó un servicio de información sobre el coronavirus en WhatsApp, mientras que en Nigeria, las autoridades sanitarias se están asociando con esta plataforma para enviar notificaciones automáticas a los usuarios con consejos sobre síntomas y sobre cómo evitar la infección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *