Categorías
Actualidad Nacionales

Operación Gedeón contemplaba uso de “bombas guiadas de precisión

La Operación Gedeón, concebida para el descabezamiento del gobierno del presidente Nicolás Maduro, contemplaba el uso de bombas guiadas de precisión para el aseguramiento de la población.

Tal especificación está contenida en los anexos del contrato firmado por Juan José Rendón, Sergio Vergara y Juan Guaidó con la empresa estadounidense Silvercorp, representada por su dueño Jordan Goudreao.  El documento tiene 47 páginas, cuyas primeras 7 fueron exhibidas por el propio Goudreao el pasado 3 de mayo, día en que fue desarticulada una primera avanzada que intentó ingresar por las playas de Macuto, La Guaira.

De esas 47 páginas del contrato, permanecían ocultas un total de 40. Este sábado el ministro Jorge Rodríguez esbozó algunos detalles de esas páginas no develadas y a las cuales tuvimos acceso. Esta parte del contrato está compuesta por 13 adjuntos, que desarrollan las distintas fases de la Operación Gedeón. En sus primeros artículos definen tres grupos: Asociado (ex militares venezolanos), Asesores (personal del proveedor de servicios, es decir, Silvercorp) y el de Tareas (socios).

La cadena de mando para la operación estaba encabezada por Juan Guaidó (Comandante en Jefe), Sergio Vergara (Supervisor General del Proyecto), Juan José Rendón (Estratega Jefe) y un comandante en el sitio “por determinar”.

“Los Asesores de Proveedores de Servicios asesorarán y asistirán al Grupo Asociado en la planificación y ejecución de una operación para capturar / detener / eliminar a Nicolás Maduro (después del «Objetivo Primario»), eliminar el actual Régimen e instalar al reconocido presidente venezolano Juan Guaidó. Esta operación en lo sucesivo se denomina “Operación de Resolución de Proyectos”, señala el documento. Para ello Silvercorp proporcionará un Grupo de Reacción Inmediata destinado a la realización de operaciones en varios lugares del país definidos u ordenados por Guiadó y su gente. Si la eliminación del presidente Maduro se concretaba el gobierno entrante se compromete a cancelar un “Bono de Éxito” por 10 millones de dólares. No específica si es a cada participante.

En el documento se declaran como “fuerzas hostiles ilegítimas” a las “fuerzas de seguridad del antiguo régimen, fuerzas aéreas, terrestres y navales convencionales y / o no convencionales”. Esta declaración es extensiva a personal militar venezolano, así como a los integrantes de los cuerpos de seguridad ciudadana. “Estos individuos y/o grupos pueden ser neutralizados”, acota el escrito. Aquí hacen una precisión con los nombres del presidente Maduro y el Diosdado Cabello, cuyos “tenientes y asociados han sido designados como una fuerza hostil”. Establecen el ataque a instalaciones decididas por la Administración o gobierno interino donde se prevé daños colaterales altos y bajos.

 En este adjunto también está previsto que cuando no se obtenga la autorización de las autoridades superiores que guían la Operación Gedeón, el personal de Silvercorp “está autorizado a aprobar ataques contra los siguientes objetivos en áreas de alto daño colateral: liderazgo militar del antiguo régimen, elementos no militares del mando y control del régimen anterior… El uso de todos los tipos de armas convencionales está permitido”. En ese punto incluyen las bombas guiadas de precisión y minas M18A1, entre otras.

La fuerza mortal. Silvercorp y su personal también está autorizado a través del mencionado contrato para emplear “la fuerza mortal” en el control de disturbios y el taser en centros de detención, instrumento que “incapacita temporalmente a una persona a través de la interrupción electromuscular”.

La fuerza de choque de Silvercorp igualmente estaba autorizada a detener cualquier persona (civil o militar) “que interfiera con el logro de la misión”. En ese sentido se estipulaba la libertad de movimiento por aire, tierra o mar de las personas, vehículos y armamento empleados por Silvercorp, sin que las autoridades venezolanas puedan detenerlos más allá de 24 horas.

Todos los participantes de la Operación Gedeón, venidos desde Estados Unidos, tenían que estar asegurados por la Administración o gobierno interino, “debido al riesgo extremadamente alto del trabajo”.  Es así que todas las personas en el grupo de trabajo tenían previsto usar casco balístico de placa, protección para los ojos y oídos. También contemplaban el pago de todos los gastos médicos durante la incursión y posterior a ella si resultaren heridos.

El contrato comprometía a Venezuela a pagar $ 450,000 a los familiares más cercanos de cualquier miembro del Grupo de Tareas que sea asesinado en acción y 250 mil dólares a quien pierda una extremidad o visión durante el transcurso de la operación.

Todos los artículos recuperados durante la Operación Gedeón (oro, efectivo, arte, objetos de valor, activos, vehículos, bienes raíces, dinero en cuentas bancarias), serían inventariados por Silvercorp. Quedó establecido el pago de una tarifa de 14% del valor real o de tasación de todos los artículos recuperados. En el caso de los vehículos, éstos serían “reutilizados” por Silvercorp para sus tareas. Una vez concluida la operación, Silvercorp tenían el compromiso de “ayudar a facilitar todas las armas confiscadas”.

Hasta ahora, Rendón y Goudreao han admitido públicamente que sí firmaron el mencionado contrato. Éste último dijo que Guaidó también lo rubricó, situación que el diputado electo por Voluntad Popular ha negado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *